Efectos físicos del agua sobre el cuerpo.

· La flotabilidad
Del principio de Arquímides: “Todo cuerpo sumergido en un líquido recibe un empuje o flotabilidad positiva proporcional al volumen del líquido desplazado”
El cuerpo tiene una densidad de 1,03 pero puede descender hasta 0,99 con la expiración y aumentar hasta 1,09 con la inspiración. La respiración es un agente importante en la flotabilidad. Otros agentes son la contextura, la osamenta y la cantidad de tejido adiposo.
André Degoute postula que si la persona está detenida y relajada la flotabilidad aumenta, él ha demostrado que la emoción que la emoción disminuye la flotabilidad, esto debido a los siguientes factores:
- Factor biomecánico: la agitación disminuye el aire en los pulmones y aumenta la densidad del cuerpo en el agua.
- Factor bioquímico: por el efecto de la contracción muscular la actina b se transforma por polimerización en actina f, infinitamente más pesada.
- Factor neurovegetativo: el hiperperistaltismo intestinal disminuye el aire en las vísceras y la vasoconstricción periférica lleva a un aumento de la densidad del cuerpo en inmersión.

· Resistencia al agua
En inmersión la resistencia del agua dependerá de la posición de desplazamiento del sujeto. Para la embarazada la resistencia del agua depende de la forma que tiene su cuerpo, el que se va modificando a lo largo del embarazo. Generalmente la posición vertical ofrece mayor resistencia al desplazamiento que la posición horizontal. Es siempre recomendado para la madre en pre y post natal efectuar los movimientos lentamente para evitar grandes esfuerzos y generar fatigas.

· La propulsión
A esta resistencia se opone la fuerza desplegada por la embarazada para el desplazamiento o propulsión, resultado de movimientos coordinados de brazos y piernas que empujan el agua, acompañados de la respiración sincronizada.

· La ventilación
El funcionamiento de todos estos músculos lleva a una importante demanda de oxígeno y concomitante a esto se mejora la ventilación.
En la embarazada los músculos expiradores principales son los músculos abdominales, en particular los grandes y los pequeños oblicuos y los tranversos, los que sirven también de sostén anterior a la columna lumbar, al mismo tiempo que participan activamente en el nacimiento del niño. La expiración prolongada en el agua gracias a su resistencia refuerza la acción de freno del diafragma, en tanto que antagoniza con los principales abdominales. La expiración forzada permite aumentar la capacidad respiratoria, y al ser mayor disminuye los efectos de flotabilidad y permite descender al fondo del agua y poder así controlar la respiración, controlar el aire de los pulmones.

· La piel y el agua
Dulce es la sensación del agua sobre el cuerpo, el frote del agua genera un micromasaje y paralelo a esto se beneficia la circulación sanguínea, mejorando el retorno venoso, factor importante en la prevención de várices y edemas.

· La termorregulación
Los receptores cutáneos de la termorregulación estimulan los centros nerviosos al frío con vasoconstricción, si el agua está bajo 28 ºC ésta se producirá. Entre los 28 y 32 ºC se considera una temperatura adecuada para la embarazada, lográndose así una adecuada vasodilatación con lo que mejora el retorno venoso.

· Efectos cardivasculares
Por la vaso dilatación periférica se produce una disminución de la frecuencia cardiaca y una ligera baja en la presión arterial. La práctica sistemática de la ejercitación acuática trae aparejada una mejoría de la condición aeróbica, la que tendrá su mayor demanda en el momento del parto.

 
Sitio desarrollado para resolución 1024 x 768 pixeles
Motricidad Acuática en el Embarazo® Todos los derechos reservados.
Teléfono: (56 2) 227 7089 – Móvil: 9 842 5496
E-mail: consultas@matronatacion.cl
Santiago de Chile